Home > Mi vida sin ti

12 febrero, 2018

Mi vida sin ti

Te echare de menos pequeño trozo de plástico con celulosa absorbente con bandas adhesivas y máxima fijación elástica en los laterales que hacen todo más fácil, hoy comienza mi vida sin ti, y la de Sara, pero sobre todo, la mía.

Nuestra relación no empezó con buen pie, tú no te dejabas poner,  yo no atinaba con los velcros, de vez en cuando te despistabas y dejabas escapar la nutela y yo nunca te abracé ni besé (un poco de asquete si me dabas) pero éramos felices, salíamos de paseo, íbamos a cenar, viajábamos sin preocupaciones. Veía como los padres corrían con el niño en brazos buscando un árbol donde dejar su sello y nuestros ojos se miraban cómplices pensando “háztelo encima cariño, que tú sí que puedes” , y esas noches en las que te dejaba sequito y te encontraba como un peluche mojado con un litro de amor de Sara, eras un luchador.

¿Y ahora qué? Esto es una espiral de tensión, me siento apuntado por un francotirador que en cualquier momento apretara el culillo; digo gatillo, y que me pondrá todo perdido. Estoy más tenso que el monitor de natación de los gremlims, así no se puede vivir.

Dicen que pronto me olvidaré de ti y que Sara tendrá una vida mejor pero el primer día ha sido duro, cada diez minutos le preguntaba si quería hacer pis, me decía que no pero sus ojos no me engañaban y así ha sido, una hora, cinco cambios de ropa.

Aun nos seguiremos viendo en las siestas y a la hora de dormir durante unos días,  te aseguro que lo aprovecharé más que nunca para disfrutar de tu compañía pero llegó el momento, sayonara, au revoir, auf wiedeshen, namárië…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *